¿Qué haría usted?

El hombre duplicado

José Saramago

el hombre duplicado

Uno de nosotros está de sobra en este mundo.

José Saramago

Hace unos días pregunté a todo el que quisiera contestar: ¿qué haría usted si se encuentra con un ser humano físicamente idéntico a usted y que no tienen ningún parentesco?

“Haría espejito de teatro, una coreografía”; “tomarme-nos una foto” me dijeron los más entusiastas. “Dispararle porque debe ser un replicante/clon alienígena, pero solo después de cerciorarme si acaso no es un yo del futuro que ha venido a salvar a la humanidad o simplemente de paseo”; “le escupo en la cara y lo instigo a que me devuelva mi identidad… o lo convenzo de cambiar vidas por un mes”; “por fin podría recrear el cliché telenovelesco del gemelo malvado y cometer todas las maldades que me he estado guardando por no tener uno” sentenciaron los que claramente deberían dejar su profesión para dedicarse a ser los malos de las caricaturas.

La tía de otro explicó “que hay que sonreir, porque el que no lo haga morirá”. Dos personas me contaron que les había pasado: a una le creí, a la otra no.  Una lloraría y otra pasaría de largo, porque no le gusta hablar con extraños.

el_hombre_duplicado_BrunellePhotog

Los que no sabían que El hombre duplicado era el pretexto de esta no-reseña, me lo recomedaron y, alguien que sabía que me había impactado esta historia de sosias declaró: “si lo viera a través de una película, lo buscaría, trataría de comunicarme con él… y esperaría que pase lo mismo que pasó con Tertuliano Máximo Afonso” y me ahorró hacer el odioso resumen de una obra que se no-reseña. Otros me recomendaron proyectos fotográficos y más referencias literarias, pero me sugireron que era “mejor no tomar inspiración de ahí […], la cosa tampoco acaba bien”.

“Sexo, duh” afirmó alquien extra sexy y “haría todo lo posible para comermelo”, confesó otro que realmente tiene que esforzarse para lograrlo, je je. También fue en lo primero que yo pensé.

Les cuento todo esto porque: 1. preguntarle a otros era mi plan original, incluso antes de saber en qué acababa el enredo entre Tertuliano y Antonio Claro, su réplica exacta; 2. soy prácticamente dos personas, que es como encuentrarse con un ser humano físicamente idéntico a mí, pero no quiero hablar de eso, tal vez después, cuando dejen de pelear entre ellas; y 3. hace tiempo me dijeron por ahí que en estas no-reseñas me explayaba en mí y decía muy poco sobre el libro. ¡Ups!, el libro. Mis dos voces se pusieron de acuerdo y le dicen que ¡tiene que leerlo!

23 de marzo

Anuncios

3 comments

  1. Hache Rodriguez · marzo 24, 2014

    Es un muy buen libro de un muy buen autor…

  2. Baila Salamandra · marzo 24, 2014

    Recordé mi propia historia de duplicado. Hace varios meses ya, un hombre totalmente desconocido me envío un cyber-toque por Face, vaya sorpresa me llevé al verme en su foto de perfil: el mismo pelo rizado, la misma frente larga y la misma mirada. Aunque en el retrato solo se veía medio rostro, el verlo me generó una extraña sensación entre la sorpresa, el miedo y la euforia. Afortunadamente, al ver otras de sus fotos me percaté de que éramos diferentes, uff, que alivio. No respondí a su toque, todo quedó allí, pero no lo olvido y de vez en cuando miro en ese perfil a ver si me vuelvo a encontrar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s