SIN ROJO, SIN VERGÜENZA

El rojo es el mejor

Kathy Stinson

“porque el rojo es el mejor”.

Kathy Stinson, El rojo es el mejor

La niña del abrigo rojo, Transcripción de entrevista (inédita)  


 

Hoy no es el mejor día para escribir sobre el rojo: el cielo está gris, yo visto de verde y descubrí que ya nada me sonroja.

Vestida con mi capa roja, sin esperar que me coma el lobo ni que venga ningún leñador atlético a rescatarme, veo cómo brotan de mis dedos tristes unas palabras sin los súper poderes que Isabella le otorga al rojo. Ya nada me sonroja, me repito en silencio. Cruzar umbrales se volvió una costumbre, ya no siento el calor de unas mejillas rojas por la vergüenza que causa confesar intimidades, desnudarse en público, dar el primer paso, recibir un piropo o cualquier cosa de esas que alteran la circulación y lo pone carirojito a usted. Nada de eso me hace nada.

Un suspiro, que yo quisiera ver colorado, se me escapó en nombre de la nostalgia. Cuando leo el El rojo es el mejor quisiera que la pintura roja de Isabella me salpicara la cara. Un flash(back) y ahora estoy en (::), la tesis roja de la niña del abrigo rojo que me gustaría presentarle a Kathy Stinson para que supiera por qué es mejor el rojo.

La tesis roja camina con sus medias rojas, se pone su abrigo rojo, sale a la calle gana muchos premios y se instala en el ala roja de mis recuerdos. La niña del abrigo rojo me ve borrosa, yo la veo roja. Me gustaría sentir las cosquillitas que se apoderaron de mí en cuanto vi sus fotos rojas que me pusieron la sangre colorada y ahora me hacen desear con fuerza zambullirme de las manos en una sustancia ígnea que me devuelva el asombro; en otras palabras, me gustaría ser roja, pero roja de verdad.

Mi vida roja me gusta(ría) más. Si fuera roja, no olvidaría las cosas importantes: como que “el jugo sabe mejor en el vaso rojo” y que, como a Isabella, “el rojo me dan ganas de cantar”. Quisiera cantar con mi voz roja para que nadie me escuchara, para guardarlo en secreto, para que no sirviera de nada.

Usted no sabe nada del rojo. Si tuviera alguna idea, sabría a qué rayos me refiero con tanta metáfora rebuscada, pero no puedo contárselo, revelar este secreto le quitaría todo el sentido a escribir reseñas que no lo son, a hacerme la de la vida roja sólo para tener algo que contarle a usted, consumidor insaciable de historias despampanantes.

Confieso, entonces, que yo no soy roja, sino clara. Claramente ése sería mi color. El rojo es el mejor algunos días pero, de tanto vivirlo, cansa. No soy Caperucita, ni la niña del abrigo rojo ─fácilmente reconocible por el abrigo que le dio su nombre, sus botas rojas, tesis roja y sonrisa roja, porque ella sí es roja, la más roja de las rojas─.  Por eso desde hoy, y hasta que cambie de opinión, los oídos y opiniones de otros no serán la motivación ni el fin último de mis acciones a menos que, claro está, él, ella o usted o yo logren sorprenderme, sonrojarme, hacerme sentir con rojo y con vergüenza.

    10 de noviembre

Anuncios

6 comments

  1. David Sierra · noviembre 12, 2011

    me encanta Clarita…. me encanta el rojo!!!

    • claragiraldomejia · noviembre 24, 2011

      es que el rojo es el mejor… o si no dime de qué color es el jugo de mora…

  2. David Sierra · noviembre 12, 2011

    el rojo no es solo un color, es un estado. Inspirarte en el es unas de la mas maravillossas cosas que pudiste haber hecho. Ojala el rojo sea un faro de inspiracion para muchos proyectos y fantasias. Te quiero.
    David Camilo Jurado Siabato

  3. Pingback: volvió a ser sonrojable http segopinion wordpress com… « viva
  4. Liacice · abril 8, 2012

    De rojo se visten mis sueños, de rojo es el color de mi salón, rojas son las mejores flores y de rojo se tiñe mi rubor. Muchas cosas en común gracias al rojo inspirador.
    Un beso y felicidades, Clara(Roja)

    • claragiraldomejia · abril 8, 2012

      Gracias a ti, Liacice. Te dejo el link de las fotografías que inspiraron mi no-reseña sobre el rojo.
      http://alejandramartinbonilla.com/html/cuatropuntos.html
      Y si de verdad el rojo te parece taaaaan inspirador, sé que serías muy feliz si leyeras “El rojo es el mejor”, de Kathy Stinson, el libro en el que se basa este texto.
      Espero que sigas leyendo y comentando… este espacio es para eso. 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s